¿Por qué toda la isla?

¿POR QUÉ SE NOMBRÓ RESERVA DE LA BIOSFERA A TODA LA ISLA DE LA PALMA?

Desde mediados de los 90, empezó a quedar claro que la extensión de la Reserva era insuficiente para cumplir los objetivos de la UNESCO. En un espacio tan escaso como nuestra isla, pronto se hizo evidente que la conservación del núcleo dependía de su capacidad de acoplarse al desarrollo de las zonas limítrofes.

En palabras del consorcio gestor, “el territorio designado se convirtió en un corsé que impedía cumplir adecuadamente con las tres funciones que el programa MaB encomienda a las Reservas de la Biosfera (conservación, logística y desarrollo). Solo parcialmente dos de estos aspectos podían abordarse de manera adecuada con el reducido espacio de la primigenia Reserva”.

La primera ampliación propuesta consiguió la inclusión de 13.240 hectáreas, una superficie 27 veces mayor que la de la finca original. Además, la denominación original de la Reserva, Reserva de la Biosfera del Canal y los Tilos, se cambió a Reserva de la Biosfera de los Tilos. Se alcanzaba así por primera vez el ámbito de una comarca, con todos los ecosistemas presentes desde el mar hasta la cumbre. Y también por primera vez la decisión venía a incluir de forma explícita el papel de los habitantes de la zona como agentes conservadores de su medio.

En 2002 la isla consiguió la declaración integral como Reserva de la Biosfera. La zona núcleo (en rojo en el mapa de la derecha) quedó establecida en torno a siete espacios naturales que ya contaban con algún tipo de protección legal:

  • El Parque Nacional de la Caldera de Taburiente
  • Las Reservas Naturales del Pinar de Garafía (Integral) y de Guelguén (Especial)
  • Los Sitios de Interés Científico de Barranco del Agua y Juan Mayor
  • La zona de uso restringido de los Parques Naturales de Cumbre Vieja y Las Nieves
  • La zona de uso restringido de la Reserva Marina de Fuencaliente
  • En torno a ellos se estableció una “zona tampón”, que comprende el resto de áreas incluidas en la Red Canaria de Espacios Naturales (en verde en la imagen). La parte de la isla no incluida en ninguna de las anteriores, que suma casi 35.000 hectáreas, pasa a tener la consideración de “zona de transición” e incluye los núcleos de población.